Una nueva historia marca Los Pinos

“El recuerdo es vecino del remordimiento”: Victor Hugo.

  • Limpian la cueva de Alí-Baba
  • Una nueva historia marca Los Pinos
  • Para EPN, se inicia tormentosa etapa
  • Nos recetan  sangriento final sexenal

La casona que hoy abre sus puertas a todos los ciudadanos, Los Pinos, encierra historia, etapas románticas, sinsabores, agresiones hacia manifestantes, saqueos, estatuas de quienes la han habitado. Su construcción ha sido un sinnúmero de veces remodelada y, por alguna desconocida razón, siempre se ha conservado inhóspita, con un estilo particular porque no tiene estilo, es un conglomerado sin arquitectura distintiva. Cualquier salón, oficina, o las instalaciones habitables, carecen de un sello particular, podrían estar en cualquier lugar, separadas o juntas como es el caso, de cualquier manera nada las distingue.

Lo mismo se construyó en sus adentros las famosas “cabañas del amor” en donde habitaron Vicente Fox y Martha Sahagún, que erigieron una capilla para los rezos de la señora madre de José López Portillo. Catorce veces ha sido remodelada, siempre al gusto del ocupante y en todas las ocasiones quienes las han habitado y amueblado con dinero extraído de las arcas federales, hacen mudanza y cargan hasta con colchones que ni siquiera alcanzan a envejecer. Candiles, lámparas, cuadros –a excepción de los retratos de ex presidentes-, vajillas, la cava, ropa de cama, manteles, todo es trasladado a las diversas propiedades con las que cuentan quienes tuvieron en sus manos el ejercicio de un poder absoluto.

Por ahora y en tanto se lleva a cabo la instalación completa de lo que será el Complejo Cultural Los Pinos, se mantendrán abiertas las puertas de 10 de la mañana a 5 de la tarde y la primera actividad será la transmisión de la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador, para lo cual se han instalado pantallas gigantes en el jardín de “La Hondonada”, en tanto se escuchará a la orquesta de Carlos Chávez en la explanada Francisco I. Madero. Las visitas posteriores serán guiadas y el resguardo queda a cargo de personal de la Defensa Nacional.

La totalidad del terreno es de 56 mil metros cuadrados y, en tanto podrán visitarse ciertas áreas, las pertenecientes al Estado Mayor y el área de oficinas se mantendrán cerradas al público. Como se recordará Lázaro Cárdenas decidió mudar la casa de gobierno del Castillo de Chapultepec a esta que era una hacienda en donde, para complacer a su esposa, sembró pinos, por ello es que le adjudican ese nombre. En esta primera visita las interrogantes surgen sobre el futuro que habrán de correr las estatuas presidenciales, sobre todo las erigidas a los 5 últimos mandatarios.

Aunque Los Pinos no es la única propiedad cuyo resguardo ha estado a cargo de la Presidencia. Existen 17 inmuebles más, y ha sido la familia de la viuda del ex presidente Ávila Camacho quienes han emprendido juicios sucesorios para reclamar las cinco hectáreas donadas al gobierno en 1989, terreno en el cual fueron construidas las residencias de los presidentes: Lázaro Cárdenas, Miguel de la Madrid, Adolfo López Mateos, Miguel Alemán. Pero también cuentan con la casa asignada al prácticamente desaparecido con todos los honores Estado Mayor Presidencial, ubicada en la calle Renacimiento 175, colonia Petrolera; la de Bosque de Antequera 60, cuyo ocupante original fue el ex presidente Manuel Ávila Camacho; se tienen registradas oficinas presidenciales en la calle General Zuazua 27.

En la avenida Constituyentes 851 se tienen las instalaciones de la unidad deportiva y recreativa del ex EMP. En la avenida Nuevo León 210, Colonia Hipódromo Condesa, se tienen las oficinas de la Coordinación de Estrategia Digital Nacional. Darle mantenimiento a estas propiedades ha tenido un costo aproximado de 36 millones de pesos anuales.

Ahora que, si nos atenemos a la fama de las casonas presidenciales, tenemos dos ejemplos: la famosa “colina del perro”, complejo de cuatro residencias construidas para ser habitadas por el ex presidente José López Portillo y sus tres hijos, lugar en donde ahora lucen edificios de departamentos y zonas exclusivas con mansiones y corredores proyectados por uno de los más célebres arquitectos para una firma fraccionadora de vivienda de lujo. Por lo que respecta a la casona donada por la viuda de Ávila Camacho, ésta se entregó con 53 obras de arte, mil 300 objetos, muebles y accesorios decorativos que hace década y media fueron valuados en 75.5 millones de pesos. Tiene capilla y mausoleo. La familia Ávila Orozco no tuvo descendencia y todo indica que quienes han reclamado al gobierno regrese la propiedad, van perdiendo la batalla al ser considerado el inmueble como “bien nacional”. Y ahí está “La Herradura”, pudriéndose.

TIC-TAC

Seis años en la Presidencia de la República, pueden transcurrir rápidamente para quienes la encabezan o, lentos, muy lentos, ante el día a día, para encontrar soluciones a tantos problemas como los actuales. Para EPN, a quien le adjudican un cierre extraordinario al lograr estampar su firma en el T-MEC, se inicia la etapa más larga e insegura de toda su vida. El periodo ex presidencial, dada su juventud, será muy largo y estará en manos de terceros ubicarlo en su justa dimensión dentro de la historia del país. Felicitaciones provenientes del gobierno norteamericano no están actuando a su favor sino todo lo contrario al unirse éstas con una inmerecida entrega de la presea Águila Azteca al yerno de Donald Trump a quien, además, no se le reconocen acciones en favor de México.

Conforme avanzan los días se hacen presentes todos esos asuntos con los cuales se logró enrarecer no solamente a la política, sino el panorama nacional. Dentro de las últimas presiones se encuentra el desaseo con el cual se ha manejado el tema económico y, de esto, sobresale tanto escándalo por la cancelación del NAIM o la auditoría a la concesión petrolera otorgada a Sierra Oil, o el suspenso en torno a la construcción del gasoducto Los Ramones, cuando se dieron otras cancelaciones y no por razones que indican prioridades en la inversión pública, sino por corrupción como fue el caso del Tren México-Querétaro, en donde los chinos salieron bailando.

Se hacen presentes los asuntos de Odebrecht, OHL, HIGA. la Estafa Maestra, la complicidad con el líder petrolero Carlos Romero Deschamps, las alzas tributarias, los aumentos a los combustibles, el saqueo lo mismo a las Afores que a las pensiones, la gran deuda contratada cuya suma alcanza billones, los contratos en donde se otorgaron concesiones a cambio de acciones y comisiones intemporales a la cuales les agregan una cuota extra por “protección”, la Casa Blanca, los gastos imparables de toda la parentela, de la familia, de los hijos e hijastras y de la célebre “gaviota”. Todo ello además del baño de sangre con el que cubrieron el territorio nacional, con los señalamientos de corrupción, impunidad, famosos en el mundo entero, los secuestros, las extorsiones, la depredación al medio ambiente, la falta de respeto a la vida humana y a las tradiciones mexicanas y, por supuesto, su ignoracia y el copete.

“Peña debe despedirse por una puerta y por la otra, entrar en prisión”, sentenció Alejandro Solalinde quien, como muchos analistas políticos, consideró cierta la existencia de una mano negra detrás de las caravanas de migrantes. Se le reclamará en su momento, esa firma efectuada en las primeras horas de la mañana de ayer, en donde estampó otra rúbrica demostrando hasta donde puede la cerviz doblarse ante aquellos a los cuales se les otorga superioridad. Los rechazos existentes deben haberle ya informado sobre los años que le quedan por vivir.

DE LOS PASILLOS

Enrique Peña Nieto cierra su sexenio con un funesto legado: más de 250 mil víctimas de la violencia por una “guerra al narco” iniciada en el gobierno de Felipe Calderón y prolongada en su mandato. El mexiquense deja el mayor número de crímenes en la historia, miles de fosas clandestinas esparcidas en todo el territorio nacional y el país convertido en el lugar más violento del continente para mujeres y periodistas. Las evidentes fallas del modelo de seguridad implementado, provocaron también una crisis humanitaria sin precedentes, con niveles de violencia equiparables a naciones en guerra. El número de asesinatos sigue a la alza en territorio nacional. En 25 entidades los homicidios dolosos aumentaron, los casos más alarmantes de crecimiento de la violencia –con 140 y 478 por ciento de un sexenio a otro- se dieron en entidades que históricamente registraban bajos índices de criminalidad, como Baja California Sur, Colima, Zacatecas y Guanajuato, en donde con la llegada de grupos criminales disputándose el trasiego y mercado de drogas (más los delitos conexos como huachicoleo, extorsión y secuestro) las muertes violentas se desbordaron. Peña Nieto deja un país con una grave deuda moral, agravada por escándalos como la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, por casos de ejecuciones extrajudiciales, y por denuncias de corrupción en las altas esferas del gobierno. No habrá, y eso es seguro, ninguna expresión lamentando su despedida, no escuchará el clásico “adiós y que te vaya bien”.

 

Shortlink: https://ndlb.red/1mt

Comentarios