El juicio contra ‘el Chapo’ arranca entre fuertes medidas de seguridad

Decenas de personas serán entrevistadas en una corte federal de Nueva York para elegir al jurado que decidirá el futuro del mexicano Joaquín el Chapo Guzmán Loera, cuyo juicio ha arrancado entre fuertes medidas de seguridad y al que el Gobierno de EE. UU. pide cadena perpetua por cargos de narcotráfico.

Tras casi dos años de haber sido extraditado a EE. UU., Guzmán Loera, presunto líder del cartel de Sinaloa, principal exportador de drogas a este país, afronta desde esta mañana un juicio que no prevé tratar el fondo del asunto hasta el próximo 13 de noviembre, tras la selección del jurado.

Debido a la extrema seguridad impuesta por las autoridades desde que el presunto capo llegó a Nueva York, el jurado está siendo seleccionado fuera de la vista del público y ante sólo cinco periodistas que deberán informar a su vez al numeroso grupo de medios que cubre este histórico y mediático juicio.

Inicialmente la cifra de posibles miembros del jurado ascendía a más de mil personas, luego se redujo a poco más de un centenar y finalmente se desconoce por el momento exactamente cuántos serán entrevistados.

Deberán ser elegidos doce jurados y seis suplentes y sus nombres, dónde viven y trabajan, no serán conocidos. Los miembros del juicio irán a la corte y regresarán a sus hogares custodiados por marshalls ya que se teme que aliados de Guzmán Loera puedan atentar contra su vida.

El cartel de Sinaloa es el de mayor presencia internacional, de acuerdo con la DEA, la agencia antidrogas de EE.UU.

 Los nombres de testigos, antiguos colaboradores, subordinados permanece aún en secreto.

Desde su extradición a Nueva York, autorizada por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, con el acuerdo de que no se le impondrá la pena de muerte, Guzmán Loera es mantenido en el ala más segura del Metropolitan Correctional Center en Manhattan.

Su traslado a Brooklyn se hace bajo extremas medidas de seguridad que incluyen un convoy de vehículos y agentes armados, así como un helicóptero que vigila el proceso, además de la seguridad en el edificio del tribunal. El puente de Brooklyn queda cerrado a su paso.

Se espera que el juicio pueda extenderse entre tres y cuatro meses.

 

Con informacion de EITB

Shortlink: https://ndlb.red/1e6

Comentarios