AL SEMEFO DE TEPIC LOS RESTOS DEL CADAVER DEVORADO POR COCODRILO

A más de 72 horas de que perdiera la vida en las fauces de un cocodrilo en el río Ameca, por no haber sido identificado y reclamado en Bahía de Banderas Nayarit, ayer ya fue enviado al SEMEFO de Tepic, el cuerpo sin vida de la persona aún no identificada, tras ser encontrara en la desembocadura frente a la isla de los pájaros.
Como se informó en ediciones anteriores, fue el pasado lunes cuando civiles reportaron que un cocodrilo había atacado a un masculino y lo estaba ahogando, de inmediato cuerpos de rescate de Jalisco y Nayarit entraron en acción logrando tener a la vista en varias ocasiones al cocodrilo con el cuerpo en el hocico y no lo quería soltar.
Tras esquivar varios arponazos de Protección Civil Municipal y Estatal, el cocodrilo ganaba la primera batalla del día, pero al siguiente día reanudaron con apoyo de embarcaciones y horas después lograron tener a la vista el cuerpo de la persona, pero fue junto al desarrollo Vidanta hasta donde se presentaron autoridades de la Fiscalía.
Una vez que el cuerpo fue recuperado y enviado a los descansos de la funeraria Eternity de Bucerías, nomás pasaron 24 horas para que las autoridades conducentes determinaran, que, si hasta el momento no se identificara, fuera enviado al SEMEFO, ya descompuesto, los fétidos olores dejan poco marguen de poderse acercar al mismo.
El cuerpo vestía un pantalón azul de mezclilla, ya no presentaba un brazo, tenía ausencia de una parte del tórax, la cual se presume que fue comida por el cocodrilo, pues en otra imagen que ya fue captada con el cocodrilo, en la que se apreciaba claramente que el saurio, pero las autoridades coordinaron esfuerzos para seguirle.
Finalmente, se espera que antes de ser enviado a la fosa común, alguna persona lo pueda reconocer y avise a los familiares para que lo identifiquen y reclamen ante las autoridades correspondientes, para que de esta forma puedan darles a los familiares los restos humanos de la persona, para que pueda ser llevada hasta su última morada.

Shortlink: https://ndlb.red/y2

Comentarios