Con gran voluntad de servicio, el personal judicial contribuye a la paz y gobernabilidad del estado

*Nada debe opacar el compromiso de los más, estimó el magistrado Lomelí Aguilar

 

El Poder Judicial de Nayarit está compuesto de personas con una gran voluntad de servicio y dispuestas a dar el extra en la función pública; no permitamos que voces derrotistas o con malas experiencias de aquellos funcionarios que no tienen bien puesta la camiseta tilden negativamente la función que todos los días hacemos.

Así se pronunció el magistrado Thoth Aldrin Lomelí Aguilar, presidente de la Primera Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia, en el acto cívico mensual de las y los servidores judiciales, y agregó respecto a dichas voces: “No se trata simplemente de callarlas; se trata de continuar el compromiso con el servicio que prestamos para que el comportamiento incorrecto no opaque las luces del compromiso de los más”.

Dicho acto fue presidido por integrantes de los plenos tanto del Tribunal Superior como del Consejo de la Judicatura y contó con invitados como el comandante de la Décima Tercera Zona Militar, general de brigada Armando Montaño Ponce; el secretario de Seguridad Pública estatal, licenciado Javier Herrera Valles, y otros mandos policiales del estado y municipios, así como más de un centenar de agentes preventivos.

A las decenas de integrantes del personal judicial que acudieron al acto cívico, encabezados por el magistrado Pedro Antonio Enríquez Soto, y acerca de algunas expresiones de inconformidad con el servicio de impartición de justicia, el magistrado Lomelí Aguilar los exhortó a reflexionar “sobre lo que hacemos; quizá involuntariamente no estamos haciendo lo correcto, pero seguramente estamos a tiempo de corregir”.

Y añadió: “Somos un poder público que se caracteriza por el nivel de educación de sus integrantes; aprovechemos ese potencial para maximizar nuestras capacidades y servicios; continuemos todos poniendo nuestro grano de arena en mejorar nuestra función y la calidad del servicio que prestamos, aportando con ello nuestra parte a la gobernabilidad estatal y contribuyendo a la paz que tanto se reclama hoy en día”.

En otra parte de su intervención, el orador indicó que “la próxima vez que nos reunamos en una ceremonia de esta naturaleza estaremos ya sabedores al menos en forma preliminar de quién tendrá la responsabilidad de encabezar nuestro país en un nuevo ciclo de gobierno; al tiempo —precisó— sabremos si tomamos la mejor decisión o no. Decidan en conciencia, en la serenidad del pensamiento interno y en absoluta libertad”.

Dijo además que “vamos a tiempo, haciendo del tiempo nuestro aliado, no nuestro enemigo; sabedores de que ha de llegar estemos preparados para dar paso a nuevos ciclos, que la historia juzgará lo que hemos hecho o dejado de hacer”.

En el acto cívico participaron la escolta del Poder Judicial y la banda de guerra de la Secretaría de Seguridad Pública del estado; el Juramento a la Bandera fue dirigido por la licenciada María Angélica Herrera Tejeda, mientras que la licenciada Mónica Miramontes Rodríguez, también integrante de la ponencia del magistrado Lomelí Aguilar, dio lectura a las efemérides de junio.

La conducción del programa estuvo a cargo del secretario de acuerdos común para las salas penales del Tribunal Superior del Tribunal Superior de Justicia, licenciado Salvador Enrique Navarrete Arámbul.

Etiquetas:
Shortlink: https://ndlb.red/ej

Comentarios