Las críticas a Jorge Aníbal Montenegro

COMENTARIOS DE LA BAHIA

• “Nunca más un gobierno opaco, unilateral y de espaldas a los ciudadanos”

• “Hoy más que nunca sostengo que debemos transitar a un marco de normas sólidas, que promuevan el desarrollo con alcance para todos y acoten la discrecionalidad del gobernante en turno. Para septiembre del 2021 este entramado de normas deberá ser una realidad para Nayarit”

Los adversarios políticos del gobierno aliancista, de manera natural maximizan y señalan las fallas de la actual administración estatal, no reconociendo los avances, generando desinformación y cultivando el escarnio, el odio a través de diferentes personajes que pululan en las redes sociales, además de uno que otro “columnista tendencioso”, auto victimizándose de acoso, de represión, cuando todos sabemos y conocemos el origen de sus “dolores”, siendo realmente historias fantásticas las que circulan, muy poco creíbles para el ciudadano informado.

En los últimos días se ha vertido críticas al Secretario General de Gobierno Jorge Aníbal Montenegro Ibarra, a quien acusan de manera superficial y dolosa, de no “dar el ancho” en este importante cargo, en donde supuestamente se le han escapado de las manos diversos asuntos de su competencia, que podrían haber tenido una mejor solución.

Bueno a Jorge Aníbal se le acusa hasta de que el gobierno quiere “meter las manos en el PRI”, por pertenecer a la corriente magisterial de su Padre Liberato y su hermano Gerardo Montenegro, cuando es historia de todos conocida, su simpatía con el proyecto político y amistad con el actual mandatario Antonio Echevarría, desde hace años que anunciaron públicamente buscarían la candidatura a la gubernatura, lo que finalmente lograron, por lo que dudamos esta ficción sea sustentada.

Incluso “sueltos los demonios” lo comparan con “Pepe” Espinoza, ex Secretario General de Roberto Sandoval, asegurando que hacía mejor este trabajo, ya que todo el mundo salía contento de su oficina, aunque sea con una cargada “dosis de atole”, de ahí su mote muy popular en el anterior sexenio de “Pepe Atoles” o “el Atolitos”.

Y es precisamente aquí en donde radica la diferencia, no les gusta la forma de trabajar, no del Secretario Jorge Aníbal Montenegro, sino del propio Gobernador Antonio Echevarría, quienes trazaron una línea de terminar con los privilegios que han hundido al aparato estatal con la poca productividad de muchas áreas. Creo que es mejor afrontar la realidad y comenzar a enderezar el barco de forma correcta, en lugar de todo querer arreglarlo con “atole con el dedo”, para calmar tal o cual situación que “se sale de las manos”, de nada sirve el atole si todo sigue igual, entonces no habría diferencia en la forma de ejercer el gobierno.

Pero lo más importante del nuevo grupo que detenta el poder estatal, es que decidieron tomar el camino de la legalidad, a pesar de saber la avalancha de ataques que se vendrían por la resistencia al cambio de los grupos “fácticos”, en la manera de “arreglarse” con el Gobierno en turno, con los diputados, alcaldes, empresarios, con líderes de partidos políticos, de organizaciones, de transportistas, comerciantes, líderes campesinos y universitarios, incluyendo no caer en los “presuntos tratos” con la delincuencia organizada para mantener una “paz pactada” que presuntamente se hizo en el pasado.

Claro que no ha gustado la filosofía política que reiteradamente hace pública el Secretario General de Gobierno en sus mensajes y publicaciones en de su red social: “Hoy más que nunca sostengo que debemos transitar a un marco de normas sólidas, que promuevan el desarrollo con alcance para todos y acoten la discrecionalidad del gobernante en turno. Para septiembre del 2021 este entramado de normas deberá ser una realidad para Nayarit”; “Nunca más un gobierno opaco, unilateral y de espaldas a los ciudadanos”, reiteró Jorge Aníbal apenas hace unos días.

Independientemente de la toma de decisiones para administrar con eficiencia y eficacia los recursos, con transparencia, apegados a la clara rendición de cuentas a la que se comprometió en campaña el Gobernador Antonio Echevarría, y que fue lo que creo expectativas a la gente que votó por ellos, debido a las marcadas historias de presunta corrupción que caracterizaron al anterior gobierno, creo que el Secretario General Jorge Aníbal Montenegro hace lo que le corresponde, con la diferencia de que no responde con mentiras, que no “tapa pozos” ni da “atole”, y eso es lo que se confunde con falta de resultados.

Por solo mencionar un caso, la reciente denuncia que se hizo de la contratación y basificación injustificada de cientos de trabajadores, que apenas hace seis meses ingresaron a las nómina, ya que una vez que el PRI perdió la elección, el “sandovalismo” abultó las nóminas de las golpeadas finanzas estatales, por lo que definitivamente le darán para atrás caso por caso, y esto sucedió en prácticamente todos los subsistemas estatales, limpieza de “aviadores” y contratos fuera de toda legalidad, anunció Jorge Aníbal Montenegro. Y es precisamente “este atole”, el que no les gusta a sus adversarios, que los llaman “juniors”. Va.

Comentarios