Abusa empresa Simars de pepenadores

 

En el Relleno Sanitario de Bahía de Banderas, pepenadores denuncian que la empresa Simars, tiene como un año afectándolos económicamente con restricciones que consideran injustas, como determinar a quién le van a vender el plástico, algo que no pasaba cuando estaba la empresa Proactiva, ahora hasta corrieron a los pepenadores.
Entrevistados al respecto, los pepenadores señalaron que desde hace como un año que por resolución judicial regresó Simars al Relleno Sanitario para operarlo, ellos como pepenadores empezaron a ser afectados por dicha empresa ya que les empezó a poner restricciones para poder desempeñar su labor y aparte los quiere tener de empleados.
Los pepenadores que son como 80 menos los que ya fueron corridos del basurero, aseguran que no cuentan con relación laboral alguna con Simars, por lo que son como pepenadores los únicos responsables de los riesgos que implica dicha labor, no solo en cuestiones de salud sino también accidentes laborales o de otra índole en el basurero.
Entre las afectaciones económicas que señalan han sido afectados por Simars, es que ya no permite la empresa que los pepenadores saquen el plástico que recolectan de la basura para venderlo al mejor precio del mercado, denuncian que ahora Simars indica a quien se lo deben de vender y a un precio menor y ya no sacan al día el sustento de antes, les han reducido más del 33 por ciento.
Agregaron que si al día sacaban como mil pesos, ahora son como 300 o 400 pesos por todo el día, además que les han modificado algunos horarios y no los dejan salir fácilmente, tampoco les permiten poner sombrillas para cubrirse de las inclemencias del tiempo y otros aspectos más, que consideran abusos de la empresa.
Finalmente, aunque la empresa Simars es un ente particular, dicen que eso no les da la facultad de abusar de ellos y mucho menos afectarlos, porque solo están administrando una concesión pública, por lo que solicitan la urgente intervención del Ayuntamiento para que cesen afectaciones contra ellos por Simars.

Comentarios